11 ago. 2012

Millones: que pedirías si tuvieras tres deseos?

Los sentimientos y la sensibilidad infantil te acercan a lo inusual y a mí particularmente me sienta bien ese mundo. Estar cercano a la imaginación, jugar constantemente es algo que los adultos no nos permitimos con frecuencia.
Por lo tanto nos perdemos unas cuantas veces de tender aquel puente imaginario y entrar en un mundo de fábula.

Sin embargo las películas nos lo permiten intrínsecamente y Millones te va a acercar a este mundo infantil lleno de deseos altruistas.

La pelicula te cuenta la historia de una familia que tras la muerte de la madre deciden empezar de nuevo.
Es a partir de ese momento  donde el pequeño Damian, su hermano Anthony y el Padre se mudan a un nuevo lugar, y pese a que los tres la añoran, Damian es quien más siente la ausencia de su mamá y para mejor pasarla utiliza su magia y fantasía como una herramienta poderosa, donde apela a amigos imaginarios (los santos) conversando con ellos y consultándoles si su propia madre habría sido recibida en el cielo como una santa más.

A partir de ese momento y con un bolso de dinero que cae literalmente del cielo comienza la  trama que tiene a este niño de protagonista el cual  teje desde su inocencia su  más ferviente deseo de ayudar a los pobres, en una aventura inocente repleta de insólitas imágenes, donde el director podrá ser cuestionado   por la utilización de recursos surrealistas y si fueron utilizados equilibradamente o no.

No obstante esto caerás en la cuenta en que el verdadero valor de las cosas pueden ser apreciados una vez más desde la ingenuidad  y simpleza de los sentimientos puros de un niño y con la intensidad en que suceden, muchas veces inexplicablemente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario